Lindos Huéspedes en Pals, Girona: un hotel en un molino arrocero

Acerca de:Lindos Huéspedes en Pals, Girona
Ventajas:dichas
Desventajas:dichas
Lindos Huéspedes en Pals, Girona, es un pequeño hotel rural de los que no olvidas. Mi marido lo eligió para pasar unos días con unos socios haciendo negocios lejos del mundanal ruido. Fue un acierto. Gracias a lo pintoresco del hotel y a su entorno lleno de naturaleza y tranquilidad cerró un negocio que no hubiera cerrado en su despacho.

El hotel tiene por fuera un aspecto de masía catalana. Es un viejo molino arrocero que tiene muchos elementos arquitectónicos que recuerdan su pasado. Este hotel con mucho encanto está en el corazón del Alt Empordà. El edificio está en medio de un campo cuajado de fuentes susurrantes, juegos de luces y sobras que te hacen soñar con la Edad Media. Sus muros de color añil y los tabiques perlados parece que son una estampa de tiempos pasados bien conservados en sus piedras perfectamente restauradas.

¿Y qué decir de las terrazas y jardines de color azul? Parece que estás en el entorno de un cuento gótico. Reconozco que de noche me daba algo de temor asomarme a la ventana de la habitación y ver la noche llenándolo todo de sombras que parecían fantasmas que se movían a su antojo. Los espacios comunes del Lindos Huéspedes en Pals, Girona, son preciosos. Para los espacios comunes eligieron una pintura color azafrán que les da mucha vidilla. El color blanco cobra protagonismo en las habitaciones. En nuestra habitación habían pintado de ocre la zona del fondo de la cama. Los cuartos de baño eran de gris perla. Los decoradores han jugado con los colores para resaltar el encanto de un viejo edificio adecuado a los tiempos modernos para que no eches en falta las comodidades que tienes en tu casa.

Os recomiendo el Hotel Lindos Huéspedes en Pals, Girona. A nosotros nos dieron una habitación que tenía un pupitre de escuela colocado a modo de mesa de trabajo. Mi chico le sacó miles de fotos. Decía que era un toque sexy en la habitación. Su imaginación corre mucho. A mí no me hizo mucha gracia el pupitre. Pensé en los alumnos que lo habrían utilizado en un colegio, sufriendo por los exámenes y por los deberes.

Poco salimos del hotel. Sólo fuimos andando con nuestros amigos hasta el Barrio del Pedró en Pals, un barrio medieval muy chulo.
Fecha:08:26:30 14/07/19
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Votos:no disponible.
Categorías:Viajes